Marcos Paz
 
Algunas características del agua subterránea en el
ámbito de Marcos Paz


Geología
La caracterización estratigráfica de subsuelo, para el área, puede efectuarse a partir de los datos de la perforación Riachuelo Nº5 (
Mapa 1) de la ex Dirección de Minas y Geología, ubicada 22 km al Este de Marcos Paz y de 301 m de profundidad. Cabe acotar que en la localidad existen 5 perforaciones, ejecutadas por OSBA para la provisión de agua potable, las cuales no exceden los 80 m de profundidad y cuyos perfiles permitieron ajustar la cota del piso y techo del acuífero principal.
El sondeo anteriormente citado atravesó las siguientes unidades estratigráficas, que se describen de la más antigua a la más moderna:
Formación Olivos o El Rojo (Mioceno inferior), está integrada por areniscas y arcillas rojas con yeso y anhidrita, de origen continental. Se extiende entre los 243 y más de 301 m de profundidad (fondo de pozo).
Formación Paraná o El Verde (Mioceno superior), está compuesta por arenas y arcillas marinas de tonalidades verdosas y azuladas con niveles calcáreos y fosilíferos. Registra 185 m de espesor, entre los 58 y 243 m de profundidad.
Formación Puelches o Arenas Puelches (Plio-Pleistoceno), conforma una secuencia de arenas cuarzosas, medianas y finas de origen fluvial. En esta perforación (cota 7 m) ocupa el tramo entre 30 y 58 m de profundidad y en Marcos Paz, debido a su mayor altitud (30 m) se emplaza entre 53 y 77 m.
Pampeano (Pleistoceno), está constituido por limos arenosos pardos (loess); su espesor varía entre 55 m en los ámbitos elevados (Marcos Paz) y 0 m en los deprimidos (llanura baja) donde es reemplazado por el Postpampeano, como sucede en la perforación Riachuelo Nº5. El tramo inferior del Pampeano (Ensenadense basal), está representado por un limo arcilloso de color gris verdoso claro, de unos 5 m de espesor que lo separa de la Formación Puelches infrapuesta.
Postpampeano (Holoceno), con esta unidad culmina la secuencia estratigráfica. El Postpampeano, se integra por limos arcillosos y arcillas azuladas, de origen fluvial, lacustre y marino; los cuales se ubican en las zonas deprimidas coincidentes con las planicies de inundación de los ríos principales y sus tributarios.

Comportamiento Hidrogeológico
Se analiza en este punto el comportamiento de las unidades geológicas, en relación a su capacidad para admitir, almacenar y transmitir agua. En función de ello, se distinguen tres secciones hidrogeológicas: Epipuelche, Puelche e Hipopuelche (Sala y Auge,1970).
La Sección Epipuelche, está integrada por limos arenosos correspondientes al Pampeano y limos arcillosos (Postpampeanos). En el primer caso, es dominantemente acuífera, mientras que el Postpampeano, debido a su litología, posee un comportamiento acuitardo o acuícludo. El Pampeano, tiene mayor relevancia hidrogeológica debido a su continuidad areal y mayor espesor. En esta unidad se han obtenido valores medios de transmisividad (T) de 215 m2/día, permeabilidad (K) de 5 m/día y almacenamiento (S) de 0,05. Hidráulicamente, se comporta como acuífero de moderada productividad (10 - 60 m3/h).
En el aspecto hidroquímico, el agua es predominantemente del tipo bicarbonatado sódico en la zona de divisorias, con tenores salinos entre 0,5 y 1,5 g/l. Hacia las zonas de descarga (arroyos), la calidad desmejora con tendencia al incremento salino y a la incorporación de cloruros y sulfatos.
La Sección Puelche, constituye el acuífero más importante identificado en la región. Ello deriva de su condición litológica (arenas francas, sueltas, bien seleccionadas), de su espesor medio (25 m) y del hecho que la recarga se produce in situ a partir del Acuífero Epipuelche, mediante filtración vertical descendente. Este proceso, se realiza a través del limo arcilloso correspondiente al Ensenadense basal, que si bien es de baja permeabilidad actúa como acuitardo. Por lo tanto, cuando existen diferencias de carga hidráulica entre los acuíferos Puelche y Epipuelche el agua circula verticalmente en forma descendente o ascendente. El primer caso, se produce cuando el potencial hidráulico del Epipuelche es mayor que el del Puelche, el restante para la situación inversa.
Los parámetros hidráulicos medios que caracterizan al Puelche en el ámbito de Marcos Paz son T = 600 m2/d y S = 0,05. A partir del relevamiento de campo realizado por el autor, bajo la dirección del Dr. Miguel Auge, en el año 1986 y en un área de 1000 km2 (
Mapa 1), fue posible establecer el grado de sobreexplotación, a que es sometido el acuífero en el Conurbano Bonaerense, para la provisión de agua potable y para uso industrial.
Esta situación, no se presenta en el ámbito de Marcos Paz en donde las curvas equipotenciales se presentan indisturbadas. Ello marca, desde el punto de vista hidráulico, una situación promisoria para la explotación del acuífero Puelche en la zona considerada.
En lo referente a su composición química, el agua contenida en las Arenas Puelches y en el Partido de Marcos Paz es de baja salinidad con tenores salinos de 500 mg/l, los cuales se incrementan hacia las zonas de descarga (Río Matanza).
La Sección Hipopuelche, es la menos conocida. No existen perforaciones que la atraviesen totalmente. Para la zona considerada la perforación más cercana (Riachuelo Nº5), registró 185 m de Formación Paraná. De ellos los 36 m superiores son netamente arcillosos, por lo tanto de comportamiento acuícludo y los 149 m subyacentes, predominantemente arenosos por ende de comportamiento acuífero. La Formación Olivos se desarrolla entre 243 m y más de 301 m de profundidad (fondo de pozo). Del perfil reconocido, 35 m corresponden a arcillas arenosas por lo que puede asignársele un comportamiento acuitardo. El resto, está integrado por areniscas y arenas arcillosas que apuntan a una condición pobremente acuífera.
En lo referente al aspecto hidroquímico de esta Sección, el agua contenida en la Fm Paraná presenta, en general, elevada salinidad (más de 5 g/l) siendo del tipo clorurado-sulfatado. Sin embargo, inmediatamente por debajo de la sección arcillosa cuspidal, se presenta un horizonte productivo con una salinidad de 3 g/l, el cual es aprovechado por algunas industrias.
Por su parte, la Fm Olivos registra un notable incremento en el tenor de cloruros, lo cual deriva en un aumento de la salinidad total, que alcanza a 40 g/l en algunas capas profundas de El Rojo.

Morfología e Hidrografía
La zona constituye una llanura de suave pendiente regional hacia el NE. Dentro de éste ámbito de escaso relieve, se destacan 3 formas denominadas "Llanura alta, intermedia y baja" (Sala et al,1972), con pendientes medias de 0,5 ; 2,3 y 0,6 m/km respectivamente. Estas formas condicionan el comportamiento hidrológico tanto superficial como subterráneo. En el aspecto superficial la Llanura alta coincide con las divisorias de aguas, la intermedia con zonas de escurrimiento no encauzado o poco encauzado y la llanura baja con áreas de escurrimiento fluvial o encauzado dominante.
En lo referente al control sobre la hidrodinámica subterránea, la llanura alta es zona de recarga, la intermedia de conducción y la baja de descarga.
La red hidrográfica, de diseño predominantemente dendrítico, está representado por dos colectores principales (ríos Matanza y Reconquista) en los que desembocan tributarios menores. En el primero lo hacen los arroyos Morales, Cañuelas, Chacón y Rodríguez. Y, en el Reconquista descargan: La Choza, Durazno y La Horqueta.
En el ámbito de Marcos Paz se presentan los arroyos El Pantanoso y El Martillo, ambos afluentes del Aº Morales. Las pendientes de dichos arroyos son de 1,1 m/km para el primero y de 0,9 m/km para el segundo. Por su parte el Aº Morales, en dirección a su desembocadura en el río Matanza presenta una pendiente de 0,7 m/km.
En lo referente a caudales, los registros realizados por la Dirección Provincial de Hidráulica en la Estación de Aforo Autopista Ezeiza (intersección del río Matanza con la Autopista Tte.Gral.Riccieri) para un período de 12 años, arroja un volumen escurrido de 1719 hm3,es decir 143,2 hm3/año. Este volumen escurrido corresponde a la porción superior (1800 km2) de la cuenca del río Matanza, en función de la cual obtenemos un escurrimiento superficial de 79 mm/año, que representa aproximadamente un 8% del precipitado (966 mm/año).

Hidrodinámica Subterránea
Como se observa en el
Mapa 2, la divisoria regional de agua subterránea coincide con la divisoria superficial que separa las cuencas de los ríos Matanza y Reconquista. Siendo precisamente, en este ámbito de divisoria y no disturbado en el cual se emplaza Marcos Paz.
El escurrimiento subterráneo se orienta hacia el NE, con un gradiente hidráulico medio de 0,4 m/km en zona de recarga, creciendo a 0,6 m/km en la zona de descarga preferencial. En los ámbitos sobreexplotados (Morón, San Justo, Gral.San Martín), con grandes conos de depresión, los gradientes hidráulicos son del orden de 10 m/km.
En el
Mapa 3, mediante curvas con equidistancia entre 2 y 10 m, se representa la profundidad del agua subterránea. Distinguiéndose, las siguientes áreas :
Menos de 2 m de profundidad. Coinciden principalmente con depresiones topográficas (Llanura baja, planicie de inundación de los arroyos Morales, El Pantanoso, El Martillo, Durazno, Eulalia, La Horqueta y La Choza).
Entre 2 y 4 m de profundidad. Representa la mayor superficie de la región que no se encuentra alterada por explotación. Correlacionándose (ver mapa 2) con las zonas de recarga de agua subterránea.
Más de 10 m de profundidad. Se ubica en el ámbito sobreexplotado. En Morón, San Justo son frecuentes profundidades del agua subterránea mayores a 20 m e incluso 30 m. esta circunstancia se debe a que el volumen explotado supera holgadamente al de la recarga natural. La magnitud de los conos de depresión y su posición respecto de algunos fluvios (río Reconquista, entre Moreno y Campo de Mayo) hace que la profundidad del agua subterránea en sus vecindades sea notoriamente superior que la correspondiente a los ámbitos no disturbados.

Perforación de Explotación
En el ámbito que nos ocupa la secuencia (
Fig.1) se inicia, con un conjunto de sedimentos limosos, que subyacen al suelo vegetal de 1,5 m de espesor. Se trata de limos areno-arcillosos, que presentan material calcáreo diseminado. Este material calcáreo, en su manifestación más conspicua, alcanza a formar niveles de tosca de 0,2 a 0,5 m de espesor, cabe destacar que la presencia más abundante de carbonatos se detectó en los primeros 22 m, disminuyendo su proporción a partir de dicha profundidad. Desde el punto de vista lito-estratigráfico este conjunto de sedimentos, se conoce bajo la denominación genérica de Sedimentos Pampeanos.
La base de esta Formación está dada por su miembro arcilloso, el Ensenadense basal o arcilla gris. Esta arcilla, plástica, conforma el piso de los Sedimentos Pampeanos y desde el punto de vista hidrogeológico constituye el techo impermeable de la Formación que suprayace, denominada Fm Puelches o Arenas Puelches.
La Fm Puelches, se compone de una secuencia de arenas cuarzosas, que alojan al principal acuífero existente en la región, denominado Acuífero Puelche. Como se observa en la
Fig.1, las Arenas Puelches, conforman una secuencia, esencialmente, grano-creciente. Se inicia con una arena fina que pasa progresivamente a una arena mediana y finalmente una arena gruesa, con material sabulítico intercalado.
La perforación concluyó, al alcanzarse un paquete de arcillas marinas, correspondientes a la Fm Paraná, también conocidas como "Arcillas Verdes", las cuales conforman el piso impermeable del Acuífero Puelche.
Con posterioridad al entubado, engravado y limpieza de la perforación y con la finalidad de establecer el comportamiento hidráulico del acuífero y el rendimiento del pozo, se llevó a cabo un ensayo de bombeo.
El ensayo, se realizó a un caudal constante y uniforme de 150 m3/h, midiéndose durante su transcurso los valores de depresión. En la
Fig.1 se presenta la gráfica tiempo - depresión, a los efectos de visualizar la evolución del nivel hidráulico.
El nivel estático se situó en 9,50 m, verificándose al final de la extracción un nivel dinámico de 25 m; con ello se define una depresión de 15,5 m. A partir de la relación entre el valor de depresión y caudal de bombeo, obtenemos para la perforación un caudal específico de 9,6 m3/h.m.
La magnitud del caudal específico de la perforación, en relación a la granometría -esencialmente arenas finas a medianas- del acuífero, indica una excelente conexión hidráulica entre los filtros y la formación acuífera, como asimismo corrobora un correcto diseño de la perforación, fundamentalmente en lo referente a la ubicación de los filtros; tamaño de las ranuras y granometría de la grava utilizada.
En relación a los parámetros hidráulicos del acuífero, la falta de pozo de observación, impidió determinar el coeficiente de almacenamiento. Estableciéndose, el valor del coeficiente de transmisividad en 640 m2/día, según la metodología definida por Jacob.

subir